El mes de Mayo está muy cerca, ya se va notando. Me encanta, es mi mes preferido desde siempre. Los días son largos, empieza el calorcito (a veces), hay flores por doquier, los campos están verdes, se respira como una esperanza de futuro, de que se acaba el curso, de que las vacaciones serán pronto. Pero sobre todo me encanta porque hay muchos festivos, en Madrid el mes de Mayo es el más FESTIVO de todos y suele haber puentes o semanas con festivos intercalados que son casi mejores, rompiendo rutinas que se nos hacen largas y hay  ferias y kermeses, como la de San isidro que en nuestro pueblo también se celebra, carreras populares, eventos al aire libre y comuniones, bodas, graduaciones…

Y llega “la operación bikini”, esa que todo el mundo dice que NO HAY QUE HACER,   los médicos, nutricionistas, todos los que tienen un poquito de sentido común, claro, pero que la mayoría de nosotros nos es que la hagamos, es que creemos que es imprescindible, cuando empezamos  a preparar el jardín,  la terraza o lo que tengamos para poder tomarnos el aperitivo, o ese desayuno con el solecito y el periódico, uno de los grandes placeres de la vida y ¡¡¡Horror¡¡¡ nos probamos el pantalón corto del año pasado y nos quitamos las medias o los calcetines, poniendo al descubierto partes de nuestro cuerpo que hace tiempo que no ven el sol y están pálidas, blancuchas.

Luego nos vamos acostumbrando, con el paso de los días y se  nos van igualando el color de los antebrazos con el del empeine (el de la barriguita no se consigue nunca, no?) Ojo, cuidadito con el sol, esto si que no es broma, mucho ojito y mucha, mucha protección solar.

Y ahora para ayudar,  una receta fresquita, que huele a verano:

 

SOPA DE SANDÍA Y TOMATE A LA ALBAHACA

Ingredientes: (Para dos personas)

3 tomates

¼ sandía

Sal y pimienta

6 hojas de albahaca

1 vasito pequeño de aceite de oliva virgen extra

6 tomates cherry o cereza

Receta:

*Ponemos a hervir agua en un cazo para escaldar los tomates cherry, una vez escaldados los pelamos y dejamos enfriar.

* En una buena batidora de vaso, ponemos los tomates troceados, la sandía, reservando un poco para hacer unos daditos de guarnición, sal y pimienta. Trituramos fino y además lo pasamos por un colador o chino. Reservamos en frio.

* Para hacer el aceite de albahaca, trituramos las hojas con el aceite, sal y pimienta.

* Montamos el plato sirviéndolo frio, con los dados de sandía y los cherry pelados y un buen chorrito de aceite de albahaca.

 

Buen provecho y hasta pronto.