Pues no, estamos a primeros de julio  y esta noche me he arropado en mi camita, con la sábana y casi casi voy a por el edredón.  Madrid parece Cantabria o esos pueblos de Valladolid o de Soria, en los que descubrí el sentido de lo que mi madre llamaba “rebequita” (Mari llévate una Rebequita para por la tarde…. y cargabas con ella refunfuñando para en el atardecer, pensar ¿por qué las madres lo saben todo?)

 

Pero no nos engañemos, el calor está aquí, el verano está aquí y seguro que sobre el papel de mi próximo escrito, caerán goterones, es broma además el papel es virtual.

 

Y que apetece comer en verano? A mucha gente el calor les quita el apetito, afortunados ellos; yo por ejemplo tengo hambre siempre, siempre, pero es cierto que más que unas lentejas, apetecen gazpachos, salmorejos, ensaladas y comidas más ligeras, bocadillos, por si nos vamos a la piscina o al Aquopolis.

 

De todo esto y más tenemos en La Zahora y también aceptamos sugerencias, recetas nuevas, del gazpacho especial de tu abuela, de la carne  en salsa que haces cuando vas de excursión, de tortillas de patatas rellenas y fresquitas para picoteo. Ya sabeis que estamos para aquí para serviros y complaceros, que pasamos calor y mucho en nuestra cocina y en el asador para ofreceros el mejor producto, el más casero y el realizado con más cariño y esmero del mundo y parte del extranjero…

 

Os esperamos y acordaos  de llamarnos, si quereis reservar o encargar una paella, un menú especial para una reunión de amigos, los entrantes para la “barbacoa” o nuestras patatas fritas  para acompañar…

 

Hasta pronto.